En Semana Santa se impone una reflexión peledeista

SANTO DOMINGO ESTE,

Por Juan López

La liturgia católica y la tradición cristiana del pueblo dominicano entra en la Semana Santa para conmemorar la “pasión, muerte y resurrección” de nuestro Señor Jesucristo, empezando  con la realización de rituales y eucaristías en las diferentes iglesias, en  celebración del Domingo de Ramos que simboliza  “la triunfal entrada de Jesús a Jerusalén”.

          Como consecuencia del largo período de asueto,  gran parte de la población urbana se retira vacacionar en playas, ríos, montañas y pueblos del interior. Ese masivo traslado genera cantidad de incidentes personales y accidentes en el tránsito con secuelas de heridos y muertos.

Para tratar de reducir ese tétrico resultado de cada año, las autoridades gestiona costosos operativos, a través de los medios de comunicación se emiten incesantes mensajes llamando a la prudencia al conducir, se reclama una tregua en el proselitismo político y se exhorta a  reflexionar en el ejemplo de la vida, obra y pensamiento que nos legó Jesús de Nazaret.

Porque el incremento de la tensión en el manejo de las diferencias de criterios en torno a la reelección y los procedimientos para escoger los candidatos para los próximos comicios están desbordando la sensatez y la acostumbrada lucidez en el razonamiento político de la dirigencia peledeista, para dar paso a la emoción, la intolerancia y el ego propio de la pequeña burguesía, con lo cual se está  proyectando un panorama nefasto para el futuro del PLD y del país.

Esta crítica situación obliga a los dos principales líderes (Danilo y Leonel), a sus cercanos colaboradores y a los dirigentes del PLD, a realizar un alto en las confrontaciones públicas y aprovechar el asueto de Semana Santa para realizar una seria reflexión en estas dos vertientes:

1.- Los ejemplos del PRD: a) La lamentable muerte del Presidente Guzmán (en 1982), que se atribuye a las intrigas e intolerancias prohijadas entre líderes de su Partido, b) En la negativa y frustrante cosecha que obtuvo el Presidente Jorge Blanco cuando (en 1986), obstaculizó el triunfo de Jacobo Majluta. c) Las consecutivas  derrotas del PRD en los comicios de 1990 y 1994 productos de la división entre Peña Gómez y Majluta. d) En la gran reducción de la membresía y peso específico del PRD en la sociedad.

2.- Los aleccionadores triunfos electorales del PLD (1996, 2004, 2006, 2008, 2010, 2012 y 2016) que, inequívocamente, son resultados directos de: a) El trabajo mancomunado y la conducción en equipo de las estrategias. b) La unificación de criterios en los procedimientos políticos internos. c) Subordinación de los intereses particulares a los intereses generales del Partido. d) Priorizar la unidad en la diversidad.  e) Respeto a las decisiones aprobadas, democráticamente,  en sus órganos de dirección.

Al reflexionar en esas dos realidades de la historia política de nuestro país, se observa  que la primera conduce al fracaso, a la derrota, a enlodar  y defraudar la memoria del prócer Juan Bosch, creador y guía espiritual del PLD, y a perder la confianza que el pueblo dominicano ha estado  depositando en la madurez, capacidad y positiva experiencia política de los peledeistas.

Esta Semana Santa es un escenario propicio para reducir a su mínima expresión la crispación y ruidos negativos que corroen las entrañas  del PLD, para reflexionar seriamente sobre este dilema peledeista:

  1. a) Continuar con la confrontación es el camino de la división y la inexorable derrota política en el 2020. b) Usar la razón, la acostumbrada prudencia política y consolidar la unidad en la diversidad es el tránsito seguro hacia otro contundente triunfo electoral.

Entonces, para evitar “sentarse ante el muro de las lamentaciones”, es justo y necesario el triunfo electoral del PLD en las próximas elecciones. Así se evitará el retroceso y al mismo tiempo será la continuación de un país que avanza, que disfruta de  paz política, estabilidad y crecimiento de la económica, respeto a los derechos humanos, fortalecimiento de las libertades, del sistema de partido  y de la gobernabilidad democrática en nuestro país. ¡Qué así sea!

14 de abril de 2019,

Domingo de Ramos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *