México y EEUU buscarían estrategia regional con Centroamérica sobre masiva migración

Ciudad de México.- 

Los gobiernos de México y Estados Unidos estarían buscando una estrategia regional con Centroamérica para detener el flujo de inmigrantes, si no desciende en el corto plazo el tránsito de personas, informó hoy el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

El canciller mexicano expresó en rueda de prensa, al ofrecer detalles sobre la negociación que sostuvieron la semana pasada en Washington delegaciones de ambos países, que México y Estados Unidos se dieron un plazo de 45 días para verificar si desciende el flujo de migrantes provenientes de Centroamérica, reseñó Xinhua.
«Si no tienen éxito las medidas que estamos proponiendo, tengamos que sentarnos a discutir con Estados Unidos y con otros países (…) como Guatemala, Panamá, Brasil», sostuvo Ebrard.
«Nosotros confiamos en que las medidas que hemos propuesto tengan éxito, pero si no lo tienen, sí vamos a tener que participar en una discusión de ese tipo», agregó.
México y Estados Unidos se comprometieron el viernes pasado a cuatro medidas para alcanzar una solución a la creciente migración centroamericana, que Ebrard calificó como una «crisis mayúscula».
El funcionario mexicano dijo que entre otros puntos, México ofreció aumentar sus esfuerzos para reducir la migración irregular y fortalecer el despliegue de su recién creada Guardia Nacional con el fin de reforzar las acciones en contra del fenómeno.
El acuerdo suspendió la imposición de aranceles que el presidente estadounidense, Donald Trump, había amenazado con aplicar a todas las importaciones mexicanas a partir de este lunes, lo que habría derivado en una «crisis económica» para México, dijo Ebrard.
Uno de los principales logros del diálogo, de acuerdo con el canciller, es que se logró desvincular al tema migratorio del comercial, en una discusión que representó el momento «más difícil» en la relación bilateral, desde que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, asumió el mandato el pasado 1 de diciembre.
«Regresamos cada cosa a su mesa, si se juntan las dos para nosotros es peligroso», dijo el canciller.
Ebrard indicó que la administración Trump, por su lado, se comprometió a acelerar la resolución de las solicitudes de asilo, una situación que demora varios meses actualmente ante la saturación de su sistema migratorio, por lo que algunas peticiones se resolverán en suelo mexicano.
Por su parte, López Obrador, presente en la rueda de prensa, reiteró su beneplácito por la conclusión de un acuerdo satisfactorio con el gobierno estadounidense, en que imperó el diálogo y no la confrontación.
«Estoy muy contento, satisfecho con el acuerdo que se alcanzó con el gobierno de Estados Unidos (…) evitamos una crisis económica, financiera, no era una cosa menor», indicó el mandatario mexicano.
«Los técnicos, los economistas, hasta los que no nos ven con buenos ojos, sabían del impacto que iban a tener los aranceles, la aplicación de estas medidas unilaterales e injustas en todos los factores de la economía, en todas las variables», agregó.
Como parte del acuerdo, México y Estados Unidos reiteraron una declaración de diciembre de 2018, por la cual se comprometían a fortalecer y ampliar la cooperación para fomentar el desarrollo económico de Centroamérica, una apuesta del gobierno mexicano para resolver de fondo la migración desde esos países.
Trump considera que México ha hecho muy poco para detener el paso de inmigrantes por su territorio e incluso ha amenazado con levantar un muro en la frontera entre los dos países.
El flujo de centroamericanos que cruzan México en su intento por llegar a Estados Unidos se incrementó desde finales de 2018 tras la formación de caravanas masivas, lo que tensó la relación entre ambos gobiernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *