Bosch: la política es un sacerdocio

Robert Valenzuela

En el natalicio 110 del profesor Juan Bosch, no podemos afirmar
que él se arrepintiera o desilusionara sobre los que iban ser sus
herederos políticos. Pero por un momento mostró su amarga
frustración porque seguidores suyos preferían la forma de gobernar
de su rival político, Joaquín Balaguer, en vez de la suya.

Bosch calificaba a Balaguer de “enano”, “¡pobre infeliz!” esclavo de
su ambición desmedida por el poder; y dijo sentir tristeza porque
dirigentes del nuevo Partido de la Liberación Dominicana (PLD)
simpatizaban con los métodos balagueritas.
“Para mí la política es un sacerdocio de servicio y entrega a los
mejores intereses.

Hay un planteamiento de que lo esencial es
llegar al poder y mantenerse en él, y que todo, la corrupción y hasta
los crímenes son justificables cuando de eso se trata. Es un criterio
absurdo, pero se ha extendido tanto, que hasta gentes mías lo
repite tanto que he llegado a la triste conclusión de que décadas de
enseñanza de ética no le ha servido de mucho”, dijo el ex
presidente Bosch.

“…Yo no soy esclavo de la pasión de poder. Hay muchos que lo
son. Allá ellos. Es así el enano de la (avenida) Máximo Gómez, el
que con fraudes ha gobernado este país por años y años. ¡Pobre
infeliz!…”, agregó, en un artículo que fue publicado en la
desaparecida revista Política, Teoría y Acción.

Él habló muchas veces sobre la diferencia entre el gobierno suyo y
el de Balaguer. “Balaguer era presidente títere al momento del
ajusticiamiento del tirano (Rafael L. rujillo Molina) y siguió siéndolo
hasta 1962. Ese señor no enfrentó la corrupción, mejor la estimuló:
nunca deseó combatir la corrupción y moralizar la Nación. Prefería
acomodarse a ella. Lo único que le seducía era el poder y usaba la
corrupción para doblegar voluntades que le ayudaran a asaltar el
poder”, dice Bosch.

Sigue diciendo: “Al llegar a la Presidencia (en 1963) yo debía
marcar la diferencia, y la marqué. Mi carácter, mi honestidad, no me
permitían vacilar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *