Reseña biográfica en la música de Víctor Waill

SANTO DOMINGO ESTE

Víctor Waill inició su labor musical en 1974 en la banda “Tino Peña y su combo salsa”, de Baní. Estando en ese grupo fue que conoció a Wilfrido Vargas. Con Wilfrido popularizó varios hits musicales en la época como “Charo, charo”, “Cachita”, “Enrique blanco” (junto a Vicente Pacheco), “Amigos míos me enamoré” y “Sansón batalla”, este último en salsa y que además concitó mucho éxito, al ser el número uno con la propia Fania All Stars.

Tras salir de la orquesta de Wilfrido, militó por un año en “La esencia dominicana”, de Sony Ovalles.A Víctor Waill hay que reconocerle el mérito de ser el artífice de acertadas fusiones musicales. En busca de un sonido diferente le agregó acordeón típico a algunas canciones sustentadas en el merengue tradicional. El resultado era más que novedoso.

Waill siempre ha sido una especie de “caja de sorpresa” en su trajinar musical. En un momento de una carrera de luces, “capitaneando su propio barco”, se internó en Samaná para aprender del maestro Siriaco Stubbs, a quien recuerda con veneración y posteriormente se integra a la orquesta de Don Félix del Rosario.

Simultáneamente con sus proyectos personales, Waill se dio también para producirle a otros artistas y agrupaciones. A Víctor Roque y “La gran Manzana” le orquestó el tema “Mala, mala, mala” y a Fernando Villalona le hizo los arreglos musicales a éxitos merengueros como “Música latina”, “Que lo que” y “María morena”. Para Pochy Familia y su Coco Band hizo la música de “El que llora, llora” y “Ya me olvidó tu nombre”.

En su lista además se inscriben trabajos para Rubby Pérez, Eddy Herrera, Los Rosario, Johnny Ventura, Wilfrido Vargas, Ravel, Monchy & Alexandra y el cantante argentino Alejandro Lerner.Con Ilegales, que lidera Vladimir Dotel, Víctor Waill hizo prácticamente toda la música de sus éxitos como “La morena pide más”, “Una copa de licor”, “Tu recuerdo” (en balada), “Solo tú”, “Como un trueno”, “Fiesta caliente”, “El taqui taqui”, “A que te pongo”, entre otros.

Francisco (CHINO) Méndez conociendo su capacidad como interprete y arreglista, le pidió en varias ocasiones que retomara componer para el género salsa a la que el maestro Waill cedió, cabe resaltar que  uno de sus primeros logros en lo que hoy llamamos salsa Dominicana fue: “Extrañándote”, el hit salsero que grabaron Michel y Rubby Pérez.

Y así se abre paso a lo que hoy es un sello en todo el mundo ya que a partir de este momento se catapulta esta nueva etapa de la salsa atreves de artistas que vienen de la mano del que hoy llamamos el Arquitecto de la salsa moderna o el protagonista de la salsa entre otros muy merecidos títulos.

Artistas tales como: Alex Matos, Asdrubar, Ruth la cantante, Noemi Mieses, Alexa la artista, Danaes, Edwin el futuro de la salsa, Jehu el rey, Yanfourd, David Kada, Félix Manuel, entre otros muchos más Dominicanos de éxito y de muy importante posición musical, han sido de parte de su récord de arreglos musicales en la República Dominicana.

Reconocido como arreglista y productor del año en los más importantes premios de nuestro país, tales como: Premios Soberanos, Premios Estrella, Premios Q de la música, Premios Conga a la salsa y entre otros importantes más ganado la mayoría de estos en los últimos 3años.

Más maduro musicalmente, porque como él sostiene “el artista debe siempre reinventarse”, Víctor Waill pone a consideración del público una propuesta que aunque le llevó tiempo ponerla en marcha, cree que las cosas deben darse en el momento oportuno y así es como se revela ahora con esta fórmula de “altos quilates” producto de una experiencia profesional de tres décadas.

Tras sus inicios en el arte como merenguero, Waill desarrolló su carrera en el género salsa como intérprete y productor, por lo que se alzó con la gloria de ser precursor del llamado “Movimiento de la salsa dominicana”. Además, fue pionero de la variante del merengue denominado Merenhouse.

El pasado lunes el médico legista que examinó el cuerpo del compositor y arreglista de 67 años informó que todos los indicios que presentó el cadáver corresponden a una muerte natural.

 Al terminar el levantamiento, pasadas las 1:00 de la tarde, el doctor Fidencio Pérez Ogando, dijo que los restos serían traslados al Instituto Nacional de Ciencias Forenses para establecer la causa precisa del deceso.

Víctor Waill fue hallado muerto alrededor de las 9:00 a.m en la residencia de la madre de Wilfrido Vargas donde vivía, ubicada en la calle José Dolores Cerón número uno, en el ensanche Luperón.

Jorge Báez, quien halló el cuerpo dijo que notó la ausencia del artista alrededor de las 9:00 la mañana y al notar que no había salido a comprar café a un vendedor cercano como lo hacía todas las mañanas. Este martes 9 de julio con gran pesar parientes y allegados del que fuera conocido como el maestro Víctor Waill se reunieron en la Funeraria Blandino de la Avenida Abraham Lincoln para darle el ultimo adiós, paz a su alma.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *