El propósito de las mentiras de políticos y religiosos.-


Por Roberto Veras.
Hace unos años escuché a alguien decir que una vez que aceptamos una creencia, nuestra objetividad se ve severamente afectada y disminuida, ya no tratamos de discernir si algo que leemos o escuchamos es verdadero y correcto, simplemente aceptamos cualquier información que respalde nuestra creencia, esto se puede ver en la política y en la religión.

Desafortunadamente, parece ser una práctica común que los políticos de todo el país, los miembros del Congreso y los religiosos se pongan a sí mismos en primer lugar cuando juegan a la política partidista, aceptan dinero de cabilderos y grandes donantes a cambio de sus votos para cualquier aprobación, mientras muestran poca preocupación por las cosas que son buenas para nuestro país y los que pagamos los impuestos.

Los principales seguidores de muchos líderes aceptan rápidamente las declaracione del político como verdaderas y siguen adelante incluso cuando la declaración claramente no es cierta. Hoy, a pocos meses de las elecciones parece que algunos votantes están más que dispuestos a pasar por alto las mentiras y el comportamiento cuestionable de los líderes políticos cuando están de acuerdo con los objetivos declarados por ellos.

Como era de esperar, aquellos que critican las fechorías de esos políticos son rápidamente tildados de enemigos y se intenta desacreditarlos, por supuesto, los enemigos políticos siempre están sujetos a estándares de comportamiento diferentes.

Al pasar por alto las mentiras, el mal comportamiento, las acciones ilegales y el daño creado por tales líderes, los seguidores están diciendo que las leyes, el comportamiento ético y el mal desempeño no importan mientras obtengan lo que quieren, dado que una verdad es una verdad y una mentira es una mentira, encontraremos cada propósito en extremos opuestos del espectro político.

El propósito de una mentira es: Engañar y engañar, tapar algo, Hacer que la verdad sea difícil de encontrar, Justificar declaraciones o acciones incorrectas.

Los políticos tienden a utilizar estas tácticas cuando les preocupa que las consecuencias de sus declaraciones, acciones y comportamientos pasados puedan ponerlos en peligro legal o puedan afectar su futuro financiero. También anuncian y optan por estas tácticas cuando les preocupa que su base de apoyo se esté erosionando gravemente.

Cuando los políticos emplean comportamientos como estos, nos muestran y nos dicen que debemos creerles, no debemos confiar en ellos y ciertamente no debemos apoyarlos, cualquier posición política construida sobre mentiras y fechorías debe ser reconocida y tomada como un insulto personal y una traición que no se puede tolerar.

Debería ser obvio para todos que los políticos que nos dicen la verdad y no han cometido fechorías graves no tendrán motivos para participar en estas actividades engañosas, ese punto crítico no puede ser ignorado o explicado por aquellos que utilizan y confían en esas tácticas, la verdad y los hechos son importantes y deben valorarse, la gente puede elegir entre la dulce mentira o la amarga verdad.

Las personas mentirosas y poco éticas que ocupan cargos políticos deben rendir cuentas por su falta de respeto hacia nosotros y por el cargo que ocupan, por lo tanto, debemos asegurarnos de que nuestras voces sean escuchadas, lo más importante es que nuestros votos solo deben ir a candidatos veraces, confiables y éticos.

Hacer que los líderes políticos rindan cuentas es la obligación de cada votante, en las próximas elecciones es obligación de los municipes buscar la verdad y hacer que nuestros políticos cumplan con los prometidos, esa responsabilidad nunca debe ser sacrificada incluso cuando el político promete y entrega algunas de las cosas que queremos de ellos, pagaremos un precio terrible si nuestros propios estándares caen a ese nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *