Miguel Vargas, casi frente al juicio final

Por Miguel Espaillat Grullón   New York, NY 3/22/ 2020

 1 – No hace más de 15 días publiqué un artículo con el título “Derrota y Derrota y deshonroso final del terrible Miguel Vargas” El primer párrafo de ese artículo reza así: “El viernes 13 de julio de 2012 (casi 8 años atrás), al analizar fríamente las actuaciones políticas y comerciales de Miguel Vargas, llegué a la conclusión de que este era y sigue siendo un ser infame, que representa un peligro mayor para nuestra democracia y paras todos los sagrados intereses de nuestra patria.  Luego, al tenor de la indignación que me producían sus depravadas acciones de un vulgar comerciante de la política, me dediqué a combatirlo con mi pluma, que es la única arma de combate que poseo, pues si hubiese tenido a mi alcance por lo menos la honda y el callado de David y sus destrezas bélicas, Vargas hubiese corrido la misma suerte de Goliat”.   

 2 – Mas adelante cuestionaba a ese Vargas, preguntándole: ¿para que tanto dinero y hacerle tanto daño a un país, siendo que de vida no le quedaban más de diez o quince años, en los cuales no iba a gastar todos los millones que ha conseguido de manera tan macabra?

 3 – ¡Ah cosas de la vida! Yo hablaba de diez o quince años de vida, y ahora el coronavirus casi se lo lleva. ¡Que pronto cobraron sentido mis palabras!

 4 – En ese artículo, llamé al Vargas al arrepentimiento y a la enmienda, lo que también conlleva devolver toda la riqueza mal habida y pedir perdón al pueblo, al que tanto daño le ha hecho.

 5 – En los periódicos se puede leer: “Miguel Vargas, un hijo y dos de su seguridad dan positivos al Covid-19”.   De inmediato Tony Peña Guaba escribió por su twitter los siguiente: “Mis parabienes y pronta recuperación para Miguel Vargas y toda su familia.  Lo político queda en lo político y lo personal se mantiene alejado de los vaivenes políticos.  Por eso mi deseo de una pronta recuperación para toda su familia y a él como persona”.

 6 – Cierto esta actitud de Tony Guaba es válida con un político honrado, honesto, decente, que solo le tengamos que cuestionar sus posiciones políticas, pero no podemos tratar así, a quien tienes cuentas pendientes muy gruesas contra el pueblo.  La actitud de Tony es muy cómoda y se emparenta con apoyar la impunidad y las barbaries cometidas por un político.  Lo de Miguel Vargas no tiene nada que ver con la política de la que habla Duarte, sino con la delincuencia y lo criminal contra la patria.   No es posible, que la enfermedad o la cercanía a la muerte, o la misma muerte, amerite, que entonces, tengamos por buenos a los verdugos de la patria y que olvidemos sus desmanes.  

7 – Duarte dejó por sentado, que: “Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, lo buenos y verdaderos dominicanos seguirán siendo víctimas de sus maquinaciones”. 

 8 – Yo voy a ser menos drástico que Duarte, por lo que, para Vargas voy a optar abandonar los castigos terribles que el “Viejo Testamento” tiene para los pecadores como él, para en lugar de ello, aplicarle las normativas del “Nuevo Testamento”.  Al efecto, yo también le deseo parabienes y la pronta recuperación a Vargas y su familia, pero bajo las leyes divinas de causa y efecto. En consecuencia, le deseo su pronta recuperación como un chance que le da la divinidad para el arrepentimiento de todo el daño que le ha hecho a su pueblo y a su propia alma, para que sea digno en la otra vida de Karma menos duro.

 9 – ¿Cuántos dominicanos habrán muerto en la miseria, o por tristeza, o en las luchas políticas y demás avatares por culpa de las diabluras de Miguel Vargas?  ¿Ese señor, por sus apetencias de dinero y poder, a cuántos dominicanos no le habrá hecho la vida un infierno?  No hablo ni aspiro a venganza, sino, a justicia.  No es posible que alguien se burle de toda una nación y se quede impune. En consecuencia, solo estoy apelando a que la justicia divina manifieste su potencia omnipotente y sempiterna, para que si no hay justicia en la tierra, la haya en las alturas…  

 El que tenga oídos que oiga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *